elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

sábado, 29 de junio de 2013

Cómo es la descompofilia, la práctica hot de quienes se masturban con fotos de cadáveres hallados en basurales

El descompófilo ama cadáveres putrefactos y asesinados. Cómo reconocerlo.
En un tiempo en el que las costumbres indudablemente han cambiado y nos permitimos casi todo, nuevas prácticas íntimas se han originado en busca de una mayor libertad y satisfacción plena. Es así que los nuevos hábitos en materia sexual incluyen mucho mas que dos personas sobre una cama y además, un sinnúmero de objetos alguna vez impensados. De acuerdo a los estudios, la práctica que más ha crecido es la descompofilia, un desempeño sexual que consiste en excitarse y de resultas, masturbarse y llegar a un incontenible orgasmo, con imágenes de cuerpos muertos depositados en basurales. Si bien en Europa este hábito se halla muy difundido y goza de un gran prestigio en grupos privadísimos, en la Argentina habría crecido geométricamente en los últimos tiempos, traspasando varias barreras. Pese a ser una costumbre que se desarrolla en la intimidad hasta que algún hecho público determine que no lo sea, es posible intentar reconocer las características de un descompófilo para que podamos abordar el tema con mayor conocimiento. Se asegura que cuentan con entre 14 y 94 años. Son tanto hombres como mujeres de niveles sociales muy variados. Su nivel de instrucción varía desde el mas elemental -primaria incompleta- hasta el nivel académico mas alto y hasta quienes han alcanzado posgrados. Viven en barrios de una prosperidad manifiesta, poseen uno o dos automóviles, aunque no faltan aquellos que sólo viajan en medios de transporte público y residen en asentamientos precarios. En tanto al objeto fenecido con el cual se masturban, puede tratarse tanto de masculinos como de femeninos y hasta de objetos inciertos señalados en las fotos con flechas.
La descompofilia, según pudimos averiguar, genera un generalizado rechazo, aunque sólo en la minoría que no la practica