elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

viernes, 21 de marzo de 2014

Resuelven el misterio de los nudillos de Ricardo Balbín: no fueron robados, sino desgastados al golpear las puertas de los cuarteles

Uno de los grandes misterios que rondaba la figura de un político de renombre acaba de ser resuelto: los nudillos de Ricardo Balbín, el popular "chino", como lo denominaban sus correligionarios de la Unión Cívica Radical, nunca fueron robados, sino que habían sufrido un inusual desgaste al golpear tantas veces las puertas de los cuarteles. El cuerpo de Balbín, fallecido en 1981, fue encontrado desplazado de su tumba una mañana de 1987 en medio de la confusión originada por el entonces reciente robo de las manos de Perón. Lo que se creía un acto de violencia macabra sobre las manos del líder radical fue tomado como una cadena de atentados contra la naciente democracia. Los nudillos del popular "chino" no fueron vistos en ese momento junto al cadáver, lo que desató un escándalo político que terminó erosionando al entonces frágil gobierno de Alfonsín. Tras investigaciones sin resultado, repercusiones en los medios, allanamientos inconducentes y versiones descabelladas, el caso no se pudo resolver y terminó durmiendo en el cajón de algún juzgado. Sin embargo, un estudio reciente apoyado en investigaciones con ADN, ha logrado establecer que los nudillos de Balbín no fueron robados, sino que se encontraban en sus manos, aunque desgastados por el constante roce con las puertas de cuarteles militares. La revelación tiene como correlato la verificación de la presencia del ADN de Balbín en los portones de chapa y de madera de varias bases militares. La sorpresa despertó elogios de algunos dirigentes radicales que han asegurado que Balbín "era un visionario adelantado a su época, un verdadero experto en los golpes suaves de los que tanto se habla hoy".

Una súplica
"General, esta situación no da para más ¿van a hacer el golpe? ¿si o no? ¿cuándo?", le habría dicho Balbín a Videla a principios de 1976, "Si van a hacer lo que pienso, háganlo cuanto antes. Terminen con esta agonía, aunque no esperen que salga a apoyarlos", sostuvo ante el genocida, de quien también habría dicho que "es el general de la democracia". La tumba de Balbín en la ciudad de La Plata será finalmente cerrada junto a la causa. Militares condenados por delitos de lesa humanidad adelantaron que su condición de detenidos les impide concurrir a la celebración en la que unos viejos adversarios despedirían a un amigo.