elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

jueves, 18 de diciembre de 2014

Emoción: cómo es la vida de Juan Pablo Cannotiere, el marplatense cuya caca fue la primera en pasar por el Emisario Submarino

Casi sin quererlo, inscribió su nombre en la historia grande de la ciudad. Es Juan Pablo Cannotiere, el marplatense cuya mierda fue la primera en pasar por el Emisario Submarino. "Casi no me di cuenta: me tiré un par de pedos, fui al baño, me senté y algo salió. Me paré y vi un serpentino trozo maloliente. Tiré la cadena. El cuerpo inerte dio un par de vueltas y encaró el desagüe. Se fue más rápido de lo que había empezado a girar. Al rato me tocaron el timbre y eran los de la Municipalidad para felicitarme y entregarme esta distinción. Es un gran honor", nos dice mientras nos abre las puertas de su casa. Su baño, con un inodoro común que podría ser el de cualquier ciudadano, es el nuevo lugar histórico de la ciudad, el lugar que todos quieren conocer. "Ya vinieron todos los vecinos y están viniendo los amigos. Todos quieren cagar en el inodoro inaugural y me invitan a cagar a sus casas", nos cuenta emocionado. Los sistemas electrónicos del Emisario Submarino detectaron el tereso de Juan Pablo tres minutos y veintiséis segundos después de que la Presidenta Cristina Fernández de Kirchner lo diera por inaugurado a través de una teleconferencia. La masa mierdosa tardó unos 26 minutos en recorrer los 3 kilómetros de cañería plástica y caer al mar con un sordo quejido. "Es muy sencillo: las computadoras del Emisario se comunican entre sí y reconstruyen la ecuación de la trayectoria del sorete y de esa manera detectan de qué lugar salió", nos cuenta uno de los encargados de la moderna instalación, "ni bien tuvimos la dirección de Juan Pablo, fuimos a entregarle estos regalos de la municipalidad". El intendente Gustavo Pulti felicitó a Juan Pablo y aseguró que "Vecinos como Cannotiere son muy importantes para la ciudad, ya que su mierda, en el recorrido hacia el mar, lubrica las paredes del emisario submarino para que pueda ponerse finalmente a punto y la mierda de los demás marplatenses y turistas que nos visitarán este verano, no encuentre escollos en su imparable camino al mar". Juan Pablo estudia Nefrología y vive con su novia Haydée en ese ya célebre departamento de La Perla. Su madre, Berta, lo abraza y asegura: "Esto es gracias al Papa Francisco, por todo lo que le pedí por él, que tanto sacrificio hace para poder vivir en este departamento choto. Tendrían que ponerle de nombre Emisario Submarino Papa Francisco". Juan Pablo Cannotiere será declarado ciudadano ilustre la semana próxima en el Concejo Deliberante, y una réplica del último tramo del emisario, con su sorete emergiendo del mismo se expondrá durante el verano en Plaza Mitre. "Para algunos, estos logros representan un gran esfuerzo. Yo quiero decir que para mí no fue tanto. Salió solo y tengo la suerte que le pudo haber tocado a cualquier marplatense", afirmó Juan Pablo Cannotiere, con toda su humildad.