elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

viernes, 11 de mayo de 2012

Escándalo: beatifican al Cura Abrochero, patrono de los sacerdotes abusadores

La comprobación de un milagro abre la posibilidad de que el Cura Abrochero, apodado El Cura Guacho, sea declarado beato, lo cual lo pondría a las puertas de una eventual canonización. Luego de arduas jornadas de rezos, la Junta Médica Vaticana no pudo explicar científicamente el embambinamiento de un niño producido aparentemente sin intervención humana alguna, por lo que supone la intercesión divina del famoso Cura Abrochero, que solía realizar este tipo de intervenciones sobre monaguillos y fieles en general. Abrochero sería beatificado próximamente, tras años de postulaciones realizadas por sus seguidores. José Gabriel del Corazón del Bambino Abrochero fue erigido por sus pares como patrono de los sacerdotes abusadores dada su singular y evangélica historia. Nació en Santa Cruz del Río Primero, Córdoba, en 1839. Al comprobar sus padres su inclinación por empomarse ovejas, compañeritos escolares y abuelas inermes, lo destinaron al seminario, en un intento de recomponer su vida. Ordenado sacerdote en 1865, ejerció su misión en la región serrana de los alrededores, donde no dejó cabrito virgen. Hay quienes sostienen que su confesionario, en vez del tradicional enrejado divisorio, tenía un orificio en el que el pecador debía colocar su ano. Todos los ranchos de la región conocían su prédica, y no era casual que en horas de la noche golpeara las puertas difundiendo su particular forma de evangelización. Montado en una mula, también atendida por el sacerdote, recorrió una y otra vez cada palmo de la región serrana. Durante años realizó una colecta con el fin de poder levantar la Santa Casa de Ejercicios Anales, que pudo concretar en 1896, y un año después, la inauguración del contiguo jardín de infantes. En su libro póstumo, "Conocele la cara a Dios"Abrochero relata cientos de simpáticos encuentros con sus fieles, a los que describe como "mi rebaño". Fundador del movimiento de Curas Anadores, en todas las aldeas de la zona, aún hoy miles de historias recuerdan a este singular sacerdote, que murió en 1914. Desde entonces, muchos milagros se le han adjudicado en forma popular. Tal parece que ahora uno de ellos habría sido comprobado, y Abrochero ya se encontraría ante los panteones santos.