elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

martes, 25 de noviembre de 2014

Empresarios turísticos reclaman que, ante la proximidad de la temporada estival, se retiren todos los cadáveres diseminados por la costa durante el año

Lario
Los cadáveres habrían elegido nuestras playas para veranear. Sin embargo, son un poco desagradables
para el resto de los turistas y no consumen nada. Piden su remoción.
Empresarios turísticos de la ciudad reclaman que, ante la inminencia de la temporada estival, la comuna proceda a retirar todos los cadáveres que hayan sido diseminados a lo largo de la costa durante el año. La demanda surgió ante el hallazgo de restos humanos en las cercanías de la camioneta abandonada supuestamente por el empresario Carlos Sansiviero y que no se corresponden con los del desaparecido comerciante. "Comprendemos la necesidad de las familias de identificar a sus muertos, pero se acerca el verano y no podemos tener cadáveres sobre las playas. Afean el paisaje, nos quitan concurrencia y no consumen nada", dijo un vocero de la cámara que agrupa al ámbito turístico de la ciudad. "No estamos de acuerdo con los ajustes de cuenta, ni con los suicidios, ni con los desaparecidos en democracia", aseguraron los concesionarios de balnearios, "pero se hace necesario limpiar la costa al menos de los cadáveres que no hayan alcanzado su máximo grado de putrefacción y poder disfrutar sólo del olor a podrido que viene de las harineras del Puerto", remarcaron. Lo cierto es que existe preocupación por que el hecho de buscar un cadáver y encontrar otro podría repetirse, pero por los niños de turistas que estén descansando en nuestras playas. "Es cierto que Los Acantilados o las playas de detrás del faro son un espacio alejado y recóndito para los marplatenses que cada vez mas queremos vivir en el centro", afirmó el propietario de un complejo de cabañas en la zona "pero no lo es para los turistas, y en el marco del Operativo Sol, habría que hacer verdadera docencia entre el mundo del hampa para que dejen a sus cadáveres a pudrir en lugares donde no afecten nuestra actividad y sean más difíciles de encontrar", y propuso a tal efecto, "las casas antiguas que los empresarios inmobiliarios abandonan para que, una vez deterioradas, les permitan demolerlas para hacer edificios". Los dirigentes de empresas turísticas intentarán acentuar la atención sobre sus reclamos a medida que se acerque el verano, ya que creen que los cadáveres ocupan espacios bajo el sol que bien podrían ocupar los cientos de miles de muertos vivos que concurren año a año a nuestras playas.