elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

sábado, 20 de abril de 2013

Destacan que, pese a la exigua condena a Pedraza, "es la primera vez que un líder sindical es hallado culpable y debe cumplir pena en una celda sin mas lujos que un yacuzzi y un aire acondicionado"

Reflexión: Pedraza medita en la cárcel
sobre su complicado presente
Mientras aún resuenan los gritos y quejas en las puertas del Tribunal en lo Criminal 21 por el escaso monto de las condenas por la muerte de Mariano Ferreyra, sobretodo en la referida a José Pedraza, diversas voces del sindicalismo -si bien deslizaron la idea de que el hecho afecta seriamente la libertad sindical- salieron a destacar que la condena sirve para poner de una vez por todas luz a un entramado siempre oculto que tiene que ver con líderes sindicales involucrados en hechos delictivos. "-Esto nos sirve para generar los instrumentos necesarios que nos permitan seguir con el tradicional apriete a militantes utilizando métodos que no nos manden en cana por cualquier boludez-", nos confesó un capposindicato que prefirió no identificarse. Desde el Ministerio de Trabajo se dijo que la condena, si bien exigua, es un "indudable hecho histórico", ya que es la primera vez que un líder sindical es hallado culpable y debe pasar su condena en una celda sin mas lujos que un solo yacuzzi y un solo equipo de aire acondicionado. Por su parte, el abogado de Pedraza, anunció que "van a apelar el fallo" y destacó la valentía de su defendido: "-Pedraza está inmerso en un profundo dolor y sinceramente arrepentido. Cree que si hubiera llamado mas veces a Tomada, hubiera zafado. Pero ¿cómo saber la cantidad exacta de llamadas que hay que realizar?-" De todas maneras, se mostró confiado en que el plazo durante el cual rija la apelación le dará a Pedraza el tiempo suficiente para realizar nuevas llamadas que establezcan las alianzas suficientes para que, a partir de su evidente arrepentimiento logren una libertad que si bien no rescate su controvertida figura, al menos sea un símbolo evidente para intentar establecer las bases de un nuevo sindicalismo que escuche mas a las bases en su empecinado grito por elegir siempre a los mismos líderes.