elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

sábado, 2 de enero de 2016

El regreso de las velas: esas viejas amigas de lo misterioso, del encantamiento y la calidez que también son una eficaz y económica fuente de luz.


Las velas han estado entre nosotros desde hace 30 mil años. A su cálida luz se han escrito los más apasionados poemas, se han reunido generaciones y se han planeado revoluciones y febriles sueños. Bajo la luz de una vela Beethoven descubrió que se estaba quedando sordo, bajo la luz de una vela, un embalsamador egipcio que colocaba las vendas al cuerpo de Tutankamón pisó a su gato y lo mató,  bajo la luz de una vela Colón contó el oro que le había sustraído a los naturales de América, y un artista rupestre volcó su arte en la piedra. Pero la vela es también una forma muy eficaz de generar "light points", puntos focales de iluminación en los que no precisamos el agobio visual de lámparas que, si bien son modernas, resultan incapaces de generar climas. Las velas generan el encuentro con otras personas. Traslucen el alma y transmiten las más apasionadas emociones.
Las lámparas eléctricas son artefactos que producen luz. Es decir, extraen oscuridad del ambiente a través de la excitación eléctrica de átomos que se transforma en el el movimiento de fotones que producen la luz. Se precisan alrededor de un millón de fotones por segundo para producir un lux (unidad de luminosidad). Y eso es , a toda vista, irracional. Las más renombradas mentes del mundo se encuentran buscando alternativas a esta situación y no son pocas las que han vuelto a las velas. Según cuentan, el mismísimo Steve Jobs alumbraba su hogar con velas y al morir se encontraba desarrollando la e-candle.
Si consumes velas de bajo nivel de humo y cebo normalizado, podrás lograr la mayor eficacia lumínica para tu monoambiente, al tiempo que tu factura de luz será apenas más cara que la del año pasado.
"Está probado que mientras usamos velas, el consumo de las lámparas incandescentes, halógenas o de led, se reduce al 0%", asegura Marco Strombo, especialista en energías alternativas y asesor consultado para esta nota.
Las velas son esas amigas que traen a nuestros días aquellas sensaciones atávicas que vienen desde el inicio de la humanidad. Tu biorritmo puede verse mejorado en un 80% al dormir con la oscuridad y despertar al alba, tal cual hacían nuestros ancestros y el hijo de Llach.
Los expertos aseguran que no hay mejor manera de entrar al siglo XXI que usando velas. Anímate y prúebalas tú también.