elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

martes, 8 de marzo de 2016

El preso experto en la terapia alternativa conocida como "limpieza de cólon" ya reclama atender a Giri en prisión: "debe alcanzar la luz"

preso emiliano giri

La noticia sobre la detención de Emiliano Giri conmocionó al ámbito político nacional. El polifuncionario arroyista, espada de Cambiemos en la ciudad, que quería trasladar la cárcel de Batán y generar así un grave perjuicio a los familiares de los detenidos, que deberían gastar más dinero para transportarse a la localidad donde se destinarían a sus parientes, es por esta causa, un huésped muy esperado entre la población carcelaria y no sería raro que se le busque un lugar de detención adecuado y a salvo de todo dolor. Es por eso que alguien de quien no podemos dudar que está lleno del verdadero amor, pide por Giri y busca protegerlo con su reconocido respeto humano. Se trata de Angel "El Poto" Ferrante, aquel preso que cumple perpetua por haber asesinado, una madrugada de 1988 a su pareja, el entonces mediático coiffeur Christian Ríos Saralegui. Angel, que entonces era casi un adolescente regordete huyó por la zona hasta que fue capturado días después. Ya en la cárcel, intentó retomar su oficio de experto en terapias alternativas, lo cual le fue autorizado. Pero cuando quiso aplicar la terapia conocida como "limpieza de cólon o geloterapia colónica o colonoterapia impomamte", las autoridades carcelarias le impidieron ingresar al penal todo su instrumental. Lejos de amilanarse, "El Poto", que tras las rejas practicó pesas y modeló su moreno cuerpo hasta tomar la apariencia de un enorme, robusto y macizo luchador de catch retirado, desarrolló una forma de practicar la limpieza de cólon sin instrumental alguno. Ferrante fue ganando fama dentro del penal, porque según sostienen, esta terapia sirve para que aquellos individuos recargados de odio, de rencor y de energías negativas, alcancen la luz. Cuentan que en cuanto los sujetos sometidos a esta terapia -voluntaria por cierto- alcanzan el Nirvana, lanzan un grito, primero sordo y luego liberador, que puede escucharse en todo el penal. Con el tiempo, Ferrante fue trasladado a varias cárceles para tratar a presos que presentaban casos complicados. Así, fue formando colaboradores en varios penales. En este momento, "El Poto" se encuentra intentando lograr una entrevista con el juez que atiende su causa para pedirle poder llegar con toda su terapia de amor a Emiliano Giri: "Está tenso", nos dijo a través de una carta que nos arrojó desde su fría celda "necesita la paz. Reencontrarse consigo mismo y sentir la liberación colónica que puedo practicarle. Tanto yo como todos mis colaboradores, que a la fecha alcanzan los 97 presos, estamos ansiosos de poder hacerle sentir esta energía y que libere toda la mala onda que tiene encerrada en su interior". Por lo general, los jueces se conmueven ante los pedidos de Angelito, y acceden a que el preso pueda llevar todo su amor a personas que han equivocado parte de su vida "No hay que estigmatizar", dice Ferrante "porque yo también estoy preso", pero es notorio el grado de violencia contenida que tiene dentro Giri, y nosotros intentaremos sacársela e introducirle los beneficios colónicos que jamás permitirán que el demonio se aproveche de él. Desinteresado el amor de Angel Ferrante, "El Poto", un destacado marplatense siempre dispuesto a hacer el bien. Y hoy va a intentar demostrarlo una vez más.