elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

jueves, 9 de junio de 2011

La nueva Juventud Radical: del partido del "dicen que soy aburrido", el "Grupo Sushi" y el decreto de Estado de Sitio redactado por Antonito, a la moderna militancia por el humano derecho al reviente, a la borrachera, a los disturbios y a quedarse con el financiamiento político en la zona de Alem

De la Rúa hoy. Emo, pero con onda.
Tal vez las consecuencias del acuerdo con De Narváez comienzan a notarse: la Juventud Radical, brazo del centenario partido que como miembro de la Alianza ganara las elecciones de 1999 con el slogan "Dicen que soy aburrido" pronunciado por el ex presidente Fernando De la Rúa, a su vez padre de Antonito, hasta hace poco novio de Shakira y redactor del decreto que impuso el Estado de Sitio en los oscuros días del corralito de diciembre de 2001, se ha transformado hoy en esta Juventud Radical pujante, que nada tiene que envidiarle a agrupaciones como la Cavallo,  la López Rega o a la López Murphy, y enarbola la defensa de los derechos a emborracharse hasta cualquier hora, a generar disturbios, a convalidar el no respeto a las normas siempre que no generen inseguridad jurídica, y disputarle a Acción Marplatense en las calles la financiación política proveniente de los bolicheros de la zona de Alem. Voceros del partido se han mostrado a la vez esperanzados y temerosos para con esta juventud. "-Son los jóvenes que se movilizan por lo que verdaderamente importa. Es bueno que la sociedad toda sepa que en este país hay jóvenes que no están en la pavada, preocupándose por cosas sin importancia como el boleto estudiantil, o peleando para que el boleto del colectivo no suba o queriendo saber la identidad de los "hijos" de Ernestina de Noble, o que no fumiguen con glifosato a barrios enteros-", nos confió una alta fuente del partido del diario de Yrigoyen. "-Pero a veces los vemos tan volcados a posiciones extremas que hacen que De Narváez sea el Mao Tse Tung del partido, y no querríamos que Vilma tenga que echar a esos imberbes-", se lamentó.