elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

miércoles, 13 de marzo de 2013

El dolor de Fernando Bravo: "Me llevaron todos los dólares blue que tanto sacrificio me costó traficar"

El departamento del locutor Fernando Bravo, en el coqueto barrio de Belgrano de Capital Federal, fue desvalijado mientras el profesional se encontraba trabajando en Expogarca durante el fin de semana, según él mismo relató en su programa radial. Bravo contó que al regresar a su casa con su mujer encontró todo revuelto, los cajones dados vuelta y "un deterioro patrimonial importante". Al parecer, los delincuentes habrían actuado con la modalidad conocida como hombre araña y se habrían hecho de un cuantioso botín de pesos, dólares y joyas. Bravo reconoció que en el robo "me llevaron todos los dólares blue que tanto sacrificio me costó traficar", y se quejó: "-Nos están robando un estilo de vida, una tranquilidad, una calidad de vida, los sueños. Vengo de trabajar en Expogarca, donde saludé a Scioli, a Binner, a Bonfatti, a Marcela Noble, de Clarín, a Claudio Escribano de La Nación, a Eduardo Buzzi, gente que chorea, si, pero con guante blanco, no a nosotros que vivimos en Belgrano, pagamos nuestros impuestos y por lo tanto no lo merecemos. Me contaban tantos empresarios agrogarcas que viven con miedo, que a veces tienen ganas de largar todo, de dejar de poner el esfuerzo para generar ese trabajo en negro que a esos empleados inútiles en otras ramas los pone en contacto con agrotóxicos cancerígenos que les quitan su estilo de vida, su tranquilidad y sus sueños a cambio de que la soja crezca y se puedan juntar los dólares que permitan pagarles esa generosa miseria esclavista y sin obra social que evita que el país sufra la desocupación que debería tener, porque tienen miedo de que al final de un año de arduo trabajo, un delincuente mal amanecido se lleve todo eso y en el mejor de los casos, no los mate...¿para eso querían la democracia? ¿Hasta dónde vamos a llegar, ahora que no hay cuarteles?-". No obstante, el locutor aún tiene lugar para el optimismo: "-Mi vida sigue. Tiene que seguir. El meridiano de mi felicidad no pasa por el dinero, sino por tener trabajo para recuperarlo, ver crecer a mis hijos, a mis nietos y todo eso que los empleados de los garcas del campo que me contrataron durante el fin de semana no pueden hacer porque trabajan veinte horas por día, apenas pueden comer y no pueden pagar la entrada a Expogarca. El meridiano de mi vida pasa por poder seguir teniendo un meridiano que otros no pueden tener-", destacó. Bravo radicó la denuncia en la Comisaría 33 y no desaprovechó la oportunidad de enunciar uno de sus clásicos chistes: "-Espero que si la comisaría es la 33, la Justicia goce de buena salud, je-", dijo antes de despedirse.