elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

viernes, 17 de enero de 2014

Admiten que la clase media ahora viene a Mar del Plata "por períodos cortos" porque la situación del país obliga a "trabajar más" para pagar las escapadas a Cancún, Río o Miami que se hacen durante el año

Atracción: La cola en Manolo bajo las cristalinas aguas de Cancún
sería  una experiencia de vida imposible de repetir en nuestras costas
Vienen durante cortos períodos de tiempo en los que saturan todo, y luego se van. La clase media argentina ya no se toma ese largo mes de vacaciones que solía disfrutar unos cuantos años atrás. Apenas podemos ver su paso dubitativo y poco consumidor durante algunos fines de semana prolongados, o para Navidad,  Año Nuevo o los cortes de luz. Pero a medida que nos adentramos en el verano, comprobamos que la presencia no es constante. Adiós a esas amistades, esas relaciones de pareja que nacían frente a nuestro mar. La clase media ya no pasa vacaciones sentando el culo y dejando pasar el tiempo, sino procurando obtener una ventaja del mismo. Los expertos consultados por este medio cargan las tintas sobre la situación del país. "Hoy en día, hay que trabajar muchas mas horas", asegura un economista del establishment que pidió reserva, "sobretodo, para pagar las escapadas a Cancún, Miami, Rio o Angra dos Réis que se mandan durante el año", destacó. Romina Mezza, una turista de Floresta remarcó que "A Mar del Plata se puede venir en cualquiera de esos momentos que terminamos postergando. Sin embargo, cuando uno ya pagó el viaje a Miami, hay que ir o ir". Su marido, Augusto Deldiome, aseguró: "Aparte (Mar del Plata) está cara. Ese celular que ves ahí por 3000 pesos, en los Estados Unidos te sale 30 dólares. Si no fuera porque hay que pagar los aéreos, el hotel y alguna cosita para mi cuñada que nos cuidó los chicos y los mandó a la escuela, me lo compraba la última vez que estuvimos". Sin embargo, hay quienes atribuyen la baja en la cantidad de turistas en algo que podríamos llamar "estacional". "A Mar del Plata se puede venir muchas veces", decía Sergio Moyenne, que vive en Villa Ortúzar "Sin embargo, en el año del Mundial, algún viajecito a Brasil para ver a la selección pagando diez veces el valor de la entrada en la reventa y durmiendo en una pocilga, es algo que sucede una sola vez en la vida y no nos lo podemos perder ¿no te parece?" Los turistas argentinos llevan sus sandwiches de salame a las concurridas playas de Miami, Rio, Cancún, Florianópolis y otros destinos, recorren peatonales, miran precios, se llenan de mate y galletitas e incurren en todas las posibles miserias morales que les aseguren un día más en aquellas latitudes,  lejos de las miradas que realmente importan en la Argentina. A miles de kilómetros de la Patria, con la tarjeta ardiendo, los argentinos terminan haciendo turismo marplatense, mientras comprueban, si son moderadamente avispados, que aquello de lo que escapan, lo llevan puesto a los lugares mas refinados del planeta.