elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

viernes, 3 de octubre de 2014

Chau, Vilma: Tras la vertiginosa carrera que la llevó de ser la Madre Teresa marplatense a Boudougiola, Vilma desafía: "Volveré, y seré colaboraciones"




















"No vayas tan rápido"; decían las señoras mayores de antaño, y Vilma chocó la Ferrari. Tras asumirse como una rock star local, comenzó una rápida carrera de excesos al estilo de Miley Cyrus o el pibe Bieber. Torpezas, exabruptos, soberbia, faltas de respeto, gritos. Nada que el buen avizor de la política marplatense no haya percibido desde mucho antes, pero exacerbado por los cortos tiempos de la política, por la necesidad de llegar como sea al 2015. Mientras las señoras que recomiendan no andar rápido la idolatraban babosas y anestesiadas por la esperanza, la Madre Teresa marplatense, que festejó su triunfo electoral del año pasado visitando los medios con la inmaculada indumentaria del afiche de campaña que le robó a Michel Bachelet, ya acumulaba murmullos y comentarios. Igual que muchos de sus pares, el apoyo a ciertos proyectos despertó sospechas. Pero a diferencia de sus pares, Vilma fue torpe, y para colmo, no es de quedarse callada. Durante años, aprobó cuanta demolición del patrimonio hubo, cuanta excepción para construir tuvo delante, algunas muy recientes y una vez sucedido el escándalo. Era obvio que "sentía alguna simpatía" por las empresas constructoras. La victoria del año pasado le dio un protagonismo que no supo manejar. Impostándose como "una militante mas" cuando ya era Presidenta del HCD, visita en persona a Eva Moyano. No sabemos si quiso demostrarle a la hermana del máximo líder sindical de la última década que tenía el clítoris mas largo, que en Mar del Plata la que mandaba era ella. Pero Moyano, aún precaria, pero con mucha mas calle, tuvo la precaución de filmar la reunión.Vilma, Mensor y Costantino fueron a negociar algo que no tenían porqué negociar. No importa qué hubieran obtenido a cambio, iban a negociar el patrimonio de la ciudad. Igual que muchos otros concejales y aún, el intendente mismo. Sabemos que el Concejo Deliberante marplatense en los últimos años ha sido proverbialmente vergonzoso. Pero todos los demás no cometen las torpezas que cometió Vilma y negocian en forma mas velada. De pronto, la promesa blanca del radicalismo redivivo, la amiga de las madres y de los niños, la mujer que podía llegar al poder pero desde el lado honesto de la burguesía, charlaba el patrimonio histórico de la ciudad con sus directos beneficiarios y le regalaba a la sociedad un video que ni aquellos que minutos atrás la vivaban pudieron descreer. Vilma, como el ciego en la bodega, entregó a Costantino, esperando que todo acabe, pero terminó dando a entender "que algo hubo". Otro error para tramar una ulterior defensa. Luego, el relato del video "editado". La esperanza Vilma se marchitaba. En menos de un año se transformó en Boudougiola. El gallego que le había dado su bendición, tardó, pero de a poco volvió su mirada a Pulti y su crecimiento en las encuestas, y hasta se mostró con él en la obra de la exterminal el pasado lunes. Sin los típicos cascos que se usan en estos casos, para que no queden dudas de que eran ellos. Fue el último clavo en el ataúd de Vilma. No le quedó mas que el escándalo, las trompadas en el recinto y apelar a la defensa de un nazi patético con el que Hitler hubiera hecho jabón para lavarse las partes íntimas. Una vez destituída, Vilma no se otorgó a sí misma la oportunidad de la autopiedad, de permitirle a la sociedad sospechar de ella un síntoma de recogimiento y reflexión, y arremetió una vez mas, hablando de sí misma en tercera persona, amenazando con medidas judiciales y bozales mediáticos. Toda esta vergüenza para las instituciones se hubiera evitado si, hasta cínicamente, hubiera renunciado ni bien se conoció el video. Hoy podría ejercer la oposición del politico vetado, del "ex" tan de moda. Pero tampoco estuvo bien asesorada: la bancada radical izó la bandera de que "quienes la acusaban en el HCD, no habían hecho lo mismo en sede judicial". Una pavada gigantesca: que la Justicia haga su trabajo, que investigue y no pregunte, acaso negociando un fallo como Vilma una ordenanza. Y los concejales que evalúen su desempeño político como presidenta del concejo. Se trata de los principios republicanos que los radicales solían defender tanto. Una cosa es si hubo delito, y otro muy distinto, si hubo mal desempeño político. De eso se trata. Vilma y sus tres estudios de abogados no pueden ignorar eso y en el mejor de los casos, es la chicana con la que pueden intentar flotar y que la candidata, como el Tunante II, tenga esperanzas de un rescate. De alguna manera, Vilma va a intentar salir, aunque con los mismos remos que la hundieron. Bien adentro de su bloque quedaron heridas: Vilma nunca fue santo de la devoción del purista radical y se la bancaban porque encabezaba las encuestas; en el mismo video aparece denostando a Coria y a Rizzi, y muchos en el partido piensan que es hora de buscar otro candidato y sacarse de encima esta humillación. Por unos meses, Baragiola fue la versión radical de Pulti, y los poderosos de la ciudad la consideraban bien porque "era gauchita" y con ella en la intendencia se aseguraban la verdadera continuidad. Sin embargo, Vilma ostenta el penoso récord de haber sido señalada, no por el concejo deliberante, sino por este concejo deliberante, ese país de ciegos que hoy ha erigido a su tuerta.