elcorunio.com.ar
ElCorunio | Noticias de Mar del Plata

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

domingo, 17 de junio de 2012

El preso experto en la terapia alternativa conocida como "limpieza de cólon" ya se ofrece a ayudar al prófugo represor Wolk y al exprófugo Demarchi, en cuanto le salga la extradición

¿Quién no recuerda a Angel "Potito" Ferrante? Aquel que una madrugada de 1998 mató de varias puñaladas a su pareja, el entonces ascendente y mediático coiffeur Christian Ríos Saralegui, hecho por el cual fue condenado a 19 años de prisión efectiva. Si el destino, o vaya a saber qué cosa no hubiera hecho aflorar en Potito un costado homicida, sería un carismático personaje, y así se ha manejado todos estos años en la cárcel, logrando la confianza y el buen trato de todos los internos. Ferrante era ya por aquellos tiempos un experto en terapias alternativas, sobretodo en una que está hoy muy difundida: la limpieza de cólon o hidrolimpieza colónica, y de eso vivía hasta ese infausto amanecer. Precisamente, hoy Ferrante se ofrece desde los fríos muros de la prisión, a ayudar desinteresadamente al prófugo represor Wolk cuando sea detenido, y practicarle esta ancestral terapia en la mismísima cárcel. Fuimos a verlo, y sorprende su figura tantos años después de que se lo viera a diario en la prensa local: sus rasgos acusan la falta de libertad. Su metro ochentaypico lo hace ver como un gigante, sobretodo cuando la figura regordeta de aquel casi adolescente tardío ha trocado a la de un fornido hombre de músculos marcados, gracias a la rigurosa disciplina de ejercicios a la que se ha sometido desde hace varios años. Más bien recuerda al de un veterano de la lucha libre. Su piel morena revela la presencia de varios tatuajes carcelarios, y su cabeza hoy luce calva. Potito Ferrante explica que la limpieza de cólon "es sumamente eficaz en casos de agresividad, de necesitar abrir, explorar, conocer, purificar, descontracturar el verdadero yo interior, y tener tantos crímenes encima debe ser duro a la hora de pensarse en paz con uno mismo", y ofrece efectuarle a Wolk esta limpieza, tal cual ya ha realizado en innumerables compañeros de penal. "-Al principio va a necesitar 'desencadenar', es decir, desvincularse del stress de la calle y de vivir huyendo, reparirse, encontrarse con quien va a ser detrás de estas paredes, por lo que van a precisarse unas sesiones de limpieza colónica un tanto mas exhaustivas y enérgicas, y dada la gravedad de las eventuales culpas de Wolk, tal vez precise la colaboración de otros internos-", afirma Ferrante, quien ha desarrollado técnicas para realizar esta terapéutica basadas en los materiales disponibles en el penal, sin necesidad de ingresar nada de afuera, lo cual siempre puede generar algún problema. Ferrante aspira también a realizar sus terapias con el exprófugo Demarchi, en cuanto lo traigan de Colombia, y apela a las nuevas autoridades policiales de la ciudad a que "redoblen los esfuerzos para que estas comparencias se hagan lo mas pronto posible". Y se tiene tanta confianza, que afirma que una vez adentro Wolk o Demarchi "no se van a poder negar" al tratamiento. Un servidor al servicio de la salud.