elcorunio.com.ar
elcorunio.com.ar

El Corunio

Mar del Plata,
La ciudad, hoy:

viernes, 10 de abril de 2020

Reclaman alivianar la cuarentena y que sea un esfuerzo más equitativo: "Quince días de aislamiento y esfuerzo empresarial, y quince días de 'que se caguen muriendo' para reactivar la economía"


En programas de televisión, entre el metro y medio de distancia personal, en los ámbitos laborales, en los hogares en donde se cumple con el aislamiento, las voces son unánimes y las más prestigiosas mentes de este país reclaman: no se soporta más. La cuarentena, que ha beneficiado y permitido la sobrevida indiscriminada y desmedida de miles de personas, no puede ser indefinida y en algún momento habrá que pensar en volver a hacer la vida normal de antes. Los sobrevivientes deberán agradecer su condición arriesgándose a exponerse al virus cual valientes patriotas de una buena vez. Los comercios, las industrias, las empresas deben vender para pagar los sueldos de aquellos que se pasaron dos meses mirando el techo y haciendo peligrar la continuidad de quienes generan la riqueza en el país, arriesgándolos a convertirnos a todos en una única clase social. Es por eso que desde distintos sectores presentarán en los próximos días un proyecto al presidente Alberto Fernández en el que se va a reclamar que el esfuerzo por la crisis del coronavirus sea "más compartido". En efecto, la idea que le acercarán a Fernández en Olivos será que se alternen períodos de cuarentena y períodos de libres aglomeraciones en fábricas, transportes, centros comerciales, escuelas, cines, etc. "quince días de esfuerzo empresario y quince días de gente cayéndose muerta por todos lados, mártires de una economía saneada que puede pagar los sueldos de los que quedan vivos sin reclamar planes ni sacrificios al Estado". Los dirigentes elogiaron las medidas tomadas por el gobierno que, en efecto, tienden a "achatar la curva" de crecimiento de la enfermedad a imagen de los países serios del mundo pero, según dijeron "No podemos ser siempre Alemania y debemos ser unos días Ecuador o Brasil". Según trascendidos, el perjuicio sería tal que el sólo hecho de no poder fugar dinero al exterior ha hecho perder una suma de intereses que podría pagar una quincena a todos los empleados en cuarentena.